¿Qué son los difusores de ultrasonidos? ¿Para qué sirven? Resolvemos todas tus dudas

Se trata de difusores eléctricos que cuentan con un depósito en el cual se echa agua y unas gotas de aceites esenciales puros o bien brumas (un tipo de aceite hidrosoluble en frío diseñado especialmente para este tipo de aparatos) y que mediante su tecnología de ultrasonidos difunden en el ambiente una vapor frío visible que transportará los aromas por los diferentes rincones de la estancia donde se coloque.

Su sistema de ultrasonidos es muy adecuado para uso con aceites esenciales puros, aromaterapia, ya que se trata de un sistema que no eleva en exceso la temperatura del agua, de hecho se dice que trabajan en frío, es decir por debajo de 30-40ºC. Ésta es una temperatura ideal para no alterar las beneficiosas propiedades de dichos aceites esenciales. Además, logramos que su consumo energético sea muy muy bajito.

Entonces, ya sabemos que son aparatos que se rellenan con agua, aceites esenciales o brumas, que difunden aromas de una forma sutil, discreta y muy efectiva, que no sobrecalientan estos aceites y que además consumen muy poquito. Y… ¿Sirven como humidificadores?

Aquí os diré que nosotros, al trabajar con marcas que se dedican o bien a la aromaterapia o bien a la ambientación de espacios, no disponemos de aparatos con altas potencias de humidificación, porque nuestro objetivo fundamental no es ése. Debemos tener en cuenta que un humidificador como tal es un aparato que de media expulsa humedad a razón de 200 ml/h mientras que nuestro difusor ultrasónico más “potente” difunde a unos 80 ml/h, suficiente para mejorar la humedad ambiental en caso de que notemos el ambiente un poco reseco ya sea por calefacciones en invierno o por otros motivos. Sin embargo, también tenemos modelos que difunden a unos 13 ml/h, perfectos para espacios de hasta un máximo de 30m² y que no nos aportarán una excesiva humedad si ya vivimos en un ambiente lo bastante húmedo. Por todo ello, estoy segura de que siempre y cuando no hablemos de casos extremos de humedad-sequedad nuestra gama de brumizadores/difusores cubrirá perfectamente vuestras necesidades.

Una curiosidad más es que en este tipo de difusor ioniza el ambiente, digamos que tienen la función ionizador ya incorporada y ésta se enciende directamente cuando encendemos el aparato. 

Por si no lo sabéis un ionizador es un dispositivo que genera un flujo de iones negativos, que se combinarán con los iones positivos presentes en el ambiente, cuyo exceso deriva en ambientes polucionados y cargados. Es por ello que esta función ionizadora incorporada nos va a generar una sensación de bienestar y limpieza muy agradable.

Otro detalle que cabe mencionar es que este tipo de dispositivos cuentan siempre con función de autoapagado, es decir que cuando el depósito detecta que no tiene nivel suficiente de líquido se paran solos, de forma que no corremos el riesgo de que el aparato se estropee si nos olvidamos de apagarlo.

La mayoría de ellos cuentan además con una bonita iluminación led, ya sea en secuencia de colores, o sólo en luz blanca (como el modelo MyMist). Aquí no me voy a meter demasiado ya que dependiendo del modelo tienen diferentes opciones de visualización (con mayor o menor intensidad, secuencia de colores o selección de color fijo o apagado, etc).

Por último, cabe también comentar que casi todos los modelos disponen de temporizador (2/4h , 1/3/6h). Así, puedes programarlo para que se encienda durante x horas y después se apague automáticamente. Super práctico no?

  • Consejos:
    • Mantén limpio el depósito, dale una limpieza cada dos o tres días a lo sumo, siempre con el aparato vacío y desenchufado. Yo utilizo un paño húmedo con un poco de alcohol o un bastoncito con algodón para retirar los restos de aceite residual que van quedándose en el depósito.
    • Una vez relleno y encendido, no lo muevas. Si te fijas todos los modelos tienen una marquita de nivel máximo de llenado que hay que respetar porque si no cuando enciendas el aparato y el agua se ponga en movimiento generando como unas pequeñas “olas”, el agua podría llegar a entrar por el orificio de entrada de aire que comunica con la parte eléctrica pudiendo evidentemente dañar sus circuitos. Exactamente igual ocurriría si lo moviéramos en funcionamiento.
    • Si no lo vas a usar por unos días mejor vacíalo. En el agua estancada se generan bacterias por lo que no es recomendable tener el aparato con líquido si no se va a utilizar próximamente.
    • Nunca uses agua hirviendo para limpiar ninguna parte del aparato ni ningún tipo de limpiador agresivo. Si precisamente hablamos de que estos aparatos trabajan en frío, porqué habrían los materiales de los que están hechos soportar agua hirviendo? 
    • Úsalos sólo con aceites esenciales o con nuestras brumas. Aceites para uso en “caliente” u otro tipo de líquidos aromáticos con una composición que no sea adecuada puede dañar la membrana del difusor y estropearlo, quizás no en un día o en dos, pero a la larga nos los cargamos… doy fe.
    • Lee siempre las instrucciones. A todos nos puede la impaciencia, reconozco que a mí también, pero es recomendable que os leáis las instrucciones, son cortitas lo juro! pero además… los que las han redactado no son humanos normales y no se han olvidado de ninguna información importante!

La realidad es que últimamente se han convertido en un accesorio más de la casa, ya que son verdaderamente efectivos en la difusión aromática, cubren incluso espacios muy grandes (algunos modelos cubren en poco tiempo hasta 180 m²), hay modelos para todos los gustos estéticos, el efecto de luz y el chorro de bruma saliendo queda muy bonito y generan una sensación de bienestar, limpieza y calma al hogar. 

Para terminar, como siempre os digo, tenéis más dudas? necesitáis más consejo? no dudéis en contactarnos por whatsapp al 688730065 en horario comercial y os atenderemos encantados. Si lo deseáis también podéis solicitar una videollamada y te mostramos el funcionamiento desde nuestra exposición en tienda.